domingo, 2 de enero de 2022

CORAZÓN TALLA “PLUS”

HORAS EXTRA

Parece un torbellino, pura energía en movimiento, que va y viene incansable, haciendo cosas principalmente  para  los demás, porque su pequeño cuerpo con metro cincuenta y tantos centímetros de estatura, alberga un corazón enorme.

Parece que su día tuviera horas extra, o como si sus años pesaran menos.  Si no está tomando una clase vía remota, está organizando un evento,  hablando por teléfono; o está en la cocina, echando ropa a lavar, o sacando la basura que clasifica y acomoda perfectamente; si no va al club, sale a correr; va al súper, visita a alguna amiga, o hace jardinería, lee o escribe. Y por supuesto, los fines de semana tampoco para: se reúne con la familia, invita amigos a comer o ella va a un evento.


Vive con su inseparable esposo en una casa con un jardín lleno de flores que adornan la fuente del patio y las ventanas, creando un colorido cuadro que es reflejo de su espíritu alegre y

delicado.   El lugar es  un bello remanso de paz donde se antoja sentarse frente a una taza de café a leer o a conversar mientras pasan las horas, ajenas al bullicio y la actividad del mundo exterior.

Tanta historia por compartir, marcada por grandes pérdidas como la agonía y la muerte de sus padres, de la hermana más cercana y de un joven yerno, que implicó salir al rescate de la hija y el nieto que quedaron desamparados.  


Y la batalla más reciente que sigue en curso contra el cáncer que afecta a su pareja de toda la vida, el novio de la juventud que se convirtió en esposo, cómplice y compañero de aventuras desde los primeros años de matrimonio, cuando aún eran estudiantes y vivieron en Francia.

Solo se tenían uno al otro y juntos aprendieron a estirar cada billete para subsistir,  a ser padres de tres hijas que son su orgullo, hasta convertirse en  dichosos abuelos.  

Su casa es el corazón de la familia, late cuando los nietos corren por el jardín, entran y salen libremente y a la hora del hambre, el olor de la sopa o de las galletas en el horno, los atrae a la cocina. 


Cuando algún familiar o amigo está en apuros, mi amiga no se detiene a pensarlo, de inmediato responde y se hace presente, con sus palabras o su escucha atenta para ayudar a llevar la carga, a dar ánimo o hacer lo que se necesite hacer,


Suena mi teléfono, es ella que habla para preguntar cómo sigo y si necesito algo. Con la calidez tan suya, me dice que urge vernos para platicar largo y tendido.   


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LA ULTIMA CARTA

HORA  DE ABORDAR “Es mi última carta”, me dijo cuando nos despedimos en el aeropuerto y se fue dejándome con la garganta hecha nudo. Antes d...