sábado, 10 de julio de 2021

LA VIDA DE BARRIO

 UN AÑO DE  NÓMADA 

Así se podría llamar la historia de mi deambular por diferentes casas y colonias en lo que ha sido una larga despedida de mi ciudad, la polifacética y siempre vibrante, ciudad de México, a lo largo de ocho meses, y contando…

Esto pasa cuando pones en renta tu departamento porque te vas a cambiar a otro que aún no te entregan, te sale un inquilino interesado y no quieres perderlo.  Decides desocupar y rentar tu depa, pensando que el nuevo estará listo en un par de meses.

Así, en enero de 2021, empezó mi vida nómada,  me mudé a casa de un hijo en La Roma, luego con una hija  en la colonia Anzures, y después aquí, donde he estado más tiempo, en San Miguel Chapultepec, en el departamento de unas sobrinas que no lo estaban ocupando por la pandemia.

El sabor del barrio

Fue así que regresé a los rumbos de mi infancia y de mi juventud  y volví a probar ese olvidado sabor del pasado. 

Caminando por las calles y reconstruyendo recuerdos, fui descubriendo el encanto de la vida de barrio, que me inspiró para hacer una serie de videos que muestran estos  recorridos por su historia y sus lugares más representativos. 


¿Que tiene este estilo que atrae a mucha gente, en especial a los millennials?  Moverse a pié por calles arboladas, entre fachadas de época,  tener  parques, comercios y cafés cercanos, más el ambiente de la gente que frecuenta los mismos lugares, y empieza a conocer a los vecinos.
 
El toque esencial que le da el típico mercado de barrio, un mundo aparte, donde ya conoces al marchante de las frutas y verduras, al abarrotero, hay  cerrajería, zapatero,  papelería, etc. y fondas con todo tipo de comida corrida y tacos.
En este escenario, entre coloridos puestos, variados aromas, voces y música, se escriben historias de la vida que acontece diariamente bajo su techo.


Y ahí voy como gitana a moverme otra vez, cargando dos maletas, un back pack y mi computadora…, más mi ipad, y mi tapete de yoga, y un paraguas y hasta un sombrero, es decir, no tan ligera de equipaje como los gitanos que en una carreta cargaban toda su vida de lugar en lugar.  Ellos, sin arraigo, sin pertenecer a ninguno, yo aquí tengo las raíces y los frutos de mi vida…. 

Larga despedida

Este tiempo es una larga transición antes de dejar mi ciudad,  la querida y  sorprendente CDMX, que ha sido más que escenario,  parte de mi historia, desde que nací hasta los 64 años.  Aquí crecí, estudié, trabajé, formé una familia, me convertí en abuela... 

Bendigo y agradezco mi vida en esta metrópolis de donde eventualmente, me iré a un lugar pequeño, un pueblo pintoresco a la orilla de un lago, a probar lo opuesto, un ambiente natural y tranquilo, sin decir adiós, pues volveré a los lugares y a mi gente entrañables, que seguirán presentes en mi corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL SÍNDROME DE SEJUELA

PRIMER ACTO:   :  Los años no pasan en balde. ¡¡Feliz cumpleaños!! Te cantan las mañanitas, le soplas a las velas del pastel, recibes abrazo...