miércoles, 15 de mayo de 2019

SOÑAR NO CUESTA NADA...


SI VOLVIERA A TENER 35 AÑOS...


Vendería mi casa y me llevaría a mis hijos fuera de esta ciudad, 
a donde el cielo fuera azul y el aire transparente,
donde hubiera árboles, con gotitas de agua que brillaran con el sol 
y oliera a tierra mojada por la lluvia, 
donde en la noche los arrullara el canto de las chicharras 
y los despertara el trino de los pájaros...



Donde en la escuela, además de matemáticas y español, aprendieran a sembrar, a regar y cuidar las plantas; donde antes de darles clases de inglés y computación, aprendieran a meditar para controlar su mente, empezando por conocerse a si mismos, en vez de sólo llenarse de conocimientos y fueran sensibilizados  a contribuir a su comunidad, respetando a toda la gente, a pesar de las diferencias.




Una escuela en la que los niños no compitieran por tener más juguetes porque les bastaría  una pelota, una cuerda y una bicicleta; las ramitas y las piedras del jardín servirían para construir lo que su imaginación creara.



Si volviera a tener 35 años... trabajaría solo en las mañanas para dedicar las tardes  a mis hijos, preparando galletas,  trepando un árbol, corriendo, bailaría  más y me preocuparía menos por el dinero y por darles cosas materiales.  Me olvidaría del celular estando con ellos y los mantendría alejados de dispositivos electrónicos y del internet mientras fuera posible.



Algunas cosas las hice, pero las haría todas, si fuera otra vez una mamá con hijos pequeños.  

Sin embargo, ya soy abuela, mi hija es la que tiene dos adorables niños, de 3 y 1 año de edad, y la realidad es que viven en esta megalópolis y tendrán que adaptarse al ambiente contaminado, al tráfico, al ruido y la inseguridad.




Y pienso, “si yo me hubiera ido de aquí, otra sería la historia..." y seguramente, otro el sueño...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOÑAR NO CUESTA NADA...

SI VOLVIERA A TENER 35 AÑOS... Vendería mi casa y me llevaría a mis hijos fuera de esta ciudad,  a donde el cielo fuera azul y el aire ...