domingo, 6 de enero de 2019

SALVAR LA DIGNIDAD...


¡Aunque caigas de sentón!

No es lo mismo caerse a los 3 años –como mi nieto que se cae tres veces al día–  que caerse a los 20, y menos, si te caes a los 60 y tantos;  entonces,  lo único que quieres es levantarte de inmediato y poner cara de que no pasó nada…


Sobretodo, si andas sola de viaje, bajando una escalera en la calle y de pronto,  zás...¡caída de sentón!  Lo más rápido que puedes ya te estás parando, sacudiéndote el polvo y sobándote  el ego dolido, en medio de gente que pregunta si estás bien. Contestas "sí, sí, gracias", pero con un pié medio torcido y un codo raspado, cuando viene el  colofónuna mujer española mayor clara y audiblemente explica a la audiencia –incluidos los curiosos de más atrás por si no se han enterado–  "que la señora se ha caído de culo “… 
Ante eso, solo queda reír, agradecer los aplausos y salir del escenario, echando a andar con el mayor decoro posible.

Así, crudamente, con el pié hinchado y amoratado, te das cuenta que quizá es hora de ser un poco cauteloso, que ir rebasando a "los viejitos que bajan muy lentos las escaleras", no es recomendable, cuando tú también, ya tienes tus añitos y puedes pasar a ser "la señora que se cayó de culo".

Es difícil aceptar que la edad trae nuevas condiciones físicas o mentales, para no decirles limitaciones.  Sin embargo, es innegable  que en menor o mayor grado hay cambios y lo saludable es aceptarlos, manteniendo la actitud positiva, sin dejar de ser activos, aprender y  emprender cosas...

En algún punto, surge el tema de la dignidad que adquiere peso sobretodo, si nuestros padres sufren un deterioro físico avanzado y empiezan a perder la autosuficiencia, dependiendo de alguien más, a veces, hasta para ir al baño.  Ese es el fantasma de peor cara:  llegar a convertirse en una carga para otros y sentir que se pone en riesgo la dignidad más elemental.

El envejecimiento no solo les ocurre a los demás.
Por más obvio que esto sea, cuántas veces al ver a amigos de la juventud hemos pensado qué acabado se ve fulano, o qué traqueteada está sutana,  y, pobres ilusos, ni se nos ocurre que muy probablemente ellos están pensando lo mismo sobre nosotros.  Como yo, ya ven, presumiendo de agilidad junto a los "viejitos".... siquiera no me rompí un hueso.




2 comentarios:

LAS CANAS NO QUITAN LAS GANAS...

LA VEJEZ NO EMPIEZA EN LA TERCERA EDAD Los mayores de 60 somos como los cincuentones de los años 90.   Estamos en la llamada tercera eda...