domingo, 11 de noviembre de 2018

UNA PRIMAVERA EN PLENO OTOÑO



"LA ABUELIDAD"


Por un lado, los padres envejecen y por otro, llegan los nietos…  

Convertirse en abuela o abuelo  es uno de los privilegios que generalmente se da  en la tercera etapa de la vida.

La “abuelitud” como dicen algunos,  o “abuelidad” como la nombró una reconocida investigadora que se ha dedicado a estudiar esta etapa, llega a recordarnos que la vida se recicla constantemente, que todo es impermanente,  hoy estamos, mañana quién sabe. 

Ser abuelo o abuela es como una primavera que irrumpe con su frescura,  con el renacer de anhelos, brotes de alegría, de ternura, y sobretodo, el asombro que nos deja sin palabras, como testigos mudos del misterio que representa un nuevo ser, con su exquisita e inevitable carga de futuro desconocido...


Contemplo cautivada, la carita dormida de mis nietos,  sus manos, los dedos perfectos, la nariz y la barbilla, que según dicen, son rasgos de su papá.  Veo el indiscutible parecido con mi yerno y sonrío al reconocer el colorido inconfundible de mi hija en el pelo rubio y los ojos claros de Nicolás.





He aquí, así de simple y de complejo, el resultado de una combinación única de genes, que a partir de posibilidades infinitas, se conjuntan en cada bebé, haciéndolo especial, con una esencia y una personalidad propias e irrepetibles.

Sebastián, el chiquito, es un bebé observador..., todo lo ve con una expresión seria y una mirada profunda, como si un alma vieja se asomara por sus ojos, como si supiera algo que nosotros ignoramos. Y cuando sonríe, mi nieto es un sol que irradia dulzura..


Sebastián de mis amores, ¿qué dirías si hablaras? 
  • A Nicolás tu hermano que te estruja y te babea la cara cada vez que te besuquea, y luego quiere jugar a que tú eres la piñata. 
  • A tu mamá que llega agotada del trabajo y en cuanto te ve, se le olvida el cansancio, te toma en brazos y te hace reír a carcajadas... 
  • Qué dirías cuando oyes esa voz inconfundible que te hace voltear sonriendo y estirarte para que tu papá te abrace...
Yo imagino que no hablarías mucho, seguirías observando el mundo, observando a todos, incluyendo a esta abuela, que no puede dejar de verte y se estremece de amor cada vez que sus ojos se encuentran con los tuyos...  

Nicolás el "mayor", va a cumplir 3 años, es mi persona favorita de todo el mundo y es un capítulo aparte.

Sebastian y Nicolás, mis nietos, apenas iniciando el camino.., mientras mi mamá, su bisabuela, recorre el último tramo del suyo.., en el interminable y conmovedor ciclo de la vida...





No hay comentarios:

Publicar un comentario

RECORRIDO POR LA LOIRE

CON UN GUÍA INESPERADO... Francia, abril 2018 Si alguien me hubiera dicho que viajaría en auto por el ...